Las primeras impresiones cuentan, y esto también debe aplicarse en el mundo posicionamiento SEO.

Sobre todo, cuando se trata de tu sitio web, tu estructura de URLs será lo primero que Google y tus clientes van a ver. También una estructura jerárquica efectiva del sitio, que vaya distribuyendo la fuerza desde el dominio a todas las páginas y dirigiendo a los usuarios a sus destinos deseados.

Esto puede ser difícil de corregir si no se planifica con antelación, ya que puede terminar con interminables redirecciones en bucle. Ni a Google ni a los usuarios de su sitio web le agradará eso.

Así que vale la pena hacerlo de la manera correcta. Pero conseguir una buena estructura de URLs implica una mezcla compleja de factores de usabilidad, accesibilidad, junto con una buena optimización SEO.

Aunque no exista un enfoque único, hay algunas reglas que todos podemos seguir para sacar el máximo provecho de nuestras URLs y configurar nuestros sitios para el éxito futuro del SEO.

Utilizar palabras clave

Cada vez que crees una página nueva en tu dominio, debes tener un propósito. Ya sea transaccional, informativo o administrativo, su razón debe ser clara desde el principio.

Suponemos, que desearás que esta nueva página sea descubierta por las personas adecuadas (y por los buscadores), por lo que incorporarás algunas palabras clave de investigación e incluirás términos relevantes. El más descriptivos de todos estos términos y palabras clave, deben ser incluidas en las URLs, cerca de dominio raíz.

Construir una estructura sólida para el futuro

Quizás el mayor reto al que te enfrentes a la hora de definir una jerarquía de URLs en tu sitio web, sea el de asegurarnos de que seguirá ajustándose a nuestro propósito en los próximos años.

Es por esta razón que algunos sitios web terminan con caminos conflictivos para llegar a productos similares. Esto es negativo desde la perspectiva del usuario, pero también envía señales confusas a Google sobre cómo categorizar tu oferta de productos.

De cualquier manera, es esencial que diseñes tu estructura con antelación. Entender la dirección futura del sitio web, para agregar el conocimiento SEO a la hora de dar forma a la arquitectura del sitio. Rara vez será perfecto, pero cuantas más veces lo planees, menos errores tendrás.

Evitar las palabras y caracteres superfluos

Como regla general, debes asegurarte de que un usuario pueda entender de lo que trata su página con la solo mirar la URL. Eso significa que no necesita incluir cada preposición o conjunción.

Las palabras como “y” o “el” son sólo distracciones, por lo que pueden ser eliminadas de la URL. Los usuarios entenderán de que trata la página sin necesidad de incluir estás palabras, así como Google también.

Evita la repetición de palabras clave dentro de las URL. Añadir la misma palabra clave varias veces con la esperanza de aumentar las posibilidades de clasificación sólo dará lugar a una estructura de spam en la URL.

Minimizar cadenas de URL dinámicas

Esto puede sonar más difícil de lo que es, pues dependiendo del sistema de gestión de contenido que utilices. Algunas plataformas de comercio electrónico generan automáticamente cadenas de caracteres que te dejan URL como:

https://tudominio.com/cat/?cid=7080

Este tipo de estructura de URLs son un poco antiestéticas y también van en contra de lo que hemos esbozado antes. Queremos URLs estáticas que incluyan una estructura de carpetas lógicas y palabras clave descriptivas.

Aunque los motores de búsqueda no tienen ningún problema para rastrear o indexar cualquier variante, por razones basadas en SEO es mejor usar URLs estáticas que dinámicas. La cuestión es que las URLs estáticas contienen sus palabras clave y son más fáciles de usar, ya que uno puede averiguar de que trata la página simplemente mirando el nombre de la URL estática.

Entonces, ¿cómo podemos evitar esto? Puedes utilizar reglas de reescritura si su servidor web ejecuta Apache y algunas herramientas como “Generate it” son muy útiles. Hay diferentes soluciones para diferentes plataformas.

Algunos desarrolladores web hacen uso de las URLs relativas también. El problema con las URLs relativas para SEO, es que dependen del contexto en el que se producen. Una vez que contexto cambia, la URL puede no funcionar. De cara al SEO, es mejor utilizar URLs absolutas en lugar de las relativas, ya que las primeras son las que prefieren los motores de búsqueda.

Ahora, a veces se pueden agregar parámetros diferentes a la URL para el seguimiento de análisis u otras razones (como sid, utm, etc.) Para asegurarte de que estos parámetros no aumentan la cantidad de URL con contenido duplicado por encima, puedes realizar cualquier de las siguientes acciones:

Solicite a Google que ignore determinados parámetros de URL en las Herramientas para webmasters de Google en Configuración>Parámetros de URL.

Averigüe si su sistema de gestión de contenido le permite consolidar las URL con parámetros adicionales con sus contrapartes más cortas.

Consolidar las diferentes versiones de tu sitio

Como regla general, existen dos versiones principales de tu dominio indexado en los motores de búsqueda: la versión con “www” y la versión sin “www”. A esto se le puede añadir la complejidad de tener una versión segura (https) y no segura (http), donde Google tiene preferencia a la primera.

La mayoría de agencia SEO y SEOs utilizan el redireccionamiento 301 para apuntar de una versión a otra. Esto indica a los motores de búsqueda que una determinada URL se ha desplazado permanentemente a otro destino.

Como alternativa al redireccionamiento, puedes especificar la versión preferida en las herramientas de Google para webmasters en “Configuración >> Dominio preferido”. Sin embargo, esto tiene ciertos inconvenientes.

  • Esto afecta únicamente a Google.
  • Esta opción está restringida sólo a dominios raíz. Si tienes un sitio tal que midominio.com.wordpress.com, este método no te valdrá.

Pero ¿por qué debes preocuparte por el problema www vs no www? La respuesta en sencilla, pues puede que algunos de sus enlaces estén apuntando a su versión de www, mientras que algunos podrían ir a la versión de no www.

Para asegurar que el valor SEO de todas las versiones se consolide, es mejor establecer explícitamente este vínculo entre ellos. Puedes hacerlo a través de la redirección 301, en las herramientas de Google para webmasters o mediante una etiqueta canonicals.

Hacer un uso correcto de las etiquetas canonicals

Las etiquetas canonicals son un pedazo de código muy útil para cuando se tienen varias versiones de una misma página. Mediante la adición de una etiqueta canonicals, puedes indicarle a Google cuál es su versión preferida.

Nota: la etiqueta canonical sólo debe aplicarse con el objetivo de ayudar a los motores de búsqueda a decidir sobre tu URL canonicals. Para redirigir las páginas del sitio, utilice redirecciones. Y para el contenido paginado, tiene sentido emplear las etiquetas rel = “next” y rel = “prev” en la mayoría de los casos.

Crear un sitemap.xml

Una vez hayas marcado todo lo anterior, querrás asegurarte de que los motores de búsqueda saben lo que está pasando con tu sitio web. Es ahí donde los sitemaps juegan un papel esencial, en particular el sitemap.xml.

No debes confundir un sitemap.xml con un sitemap HTML. El primero es para los motores de búsqueda mientras que el segundo está diseñado principalmente para los usuarios.

Pero ¿qué es un sitemap.xml? En pocas palabras, se trata de una listad de URLs de tu sitio web que se envía a los motores de búsqueda.

  1. Esto ayuda a los motores de búsqueda a encontrar las páginas de tu sitio con más facilidad.
  2. Los motores de búsqueda pueden utilizar el mapa del sitio como una referencia al elegir las URLs canonical de tu sitio.

La selección de una URL (canonicals) preferida se hace necesario cuando los motoros de búsqueda ven páginas duplicadas en tu sitio, como vimos anteriormente.

Por lo tanto, como no quieren duplicados en los resultados de búsqueda, los motores de búsqueda usan un algoritmo especial para identificar páginas duplicadas y seleccionar sólo una URL para representar al grupo en los resultados de búsqueda.

Entonces, ¿qué páginas web deben incluirse en tu sitemap? Por razones puramente SEO, se recomienda incluir sólo las páginas web que deseas mostrar en las búsquedas.

Conclusión

Una estructura de URL amigable para SEO es la siguiente:

Qué sean fáciles de leer: tanto los usuarios como los motores de búsqueda deben ser capaces de entender lo que trata cada página con sólo mirar la URL.

Palabra clave incorporada: las palabras clave siguen siendo importantes y las consultas de destino deben estar dentro de las URL. Sólo debes tener cuidado de no sobre optimizar. Ampliar la URL únicamente para incluir más palabras clave no es una buena idea.

Consistente: hay varias maneras de crear una estructura de URLs amigable para SEO en cualquier sitio. Es esencial que, independientemente de la lógica que elijas seguir, se aplique una consistencia a través del sitio.

Estática: los parámetros dinámicos rara vez son los mejores amigos del SEO. Siempre y cuando sea posible, encuentre una solución que permita a tu sitio generar una URL estática.

Para el futuro: Piensa con anticipación al planear tu estructura de URLs del sitio. Debes minimizar el número de redirecciones en tu dominio, y es más fácil hacerlo si no se requiere cambios al por mayor en las URLs.

Integral: Utiliza los conceptos de contenido principal y contenido suplementario para asegurarte de tener una cobertura adecuada para todos los temas relevantes. Esto maximizará la visibilidad de tu sitio.

Enviado a los motores de búsqueda: Por último, crea un sitio XML que contenga todas las URLs que desean clasificar a través del SEO y envíaselo a los motores de búsqueda.